Buenos Aires

Dijo el filósofo Julian Marias que el alma de los argentinos vive en el mundo impenetrable de la dualidad. Que ellos beben en una misma copa la alegría y la amargura, toman en serio los chistes y de todo lo serio hacen bromas. Que tienen dos problemas para cada solución pero intuyen las soluciones a todo problema.

IMG_20180213_104600.jpg
Jardín japonés

Son gente compleja. Quien no lo es. Quizá su carácter sea en parte resultado de años de conflictos, de guerras y luchas, de revueltas y golpes de estado. Una larga historia de confrontaciones habría forjado un espíritu superviviente capaz de adaptarse a cualquier situación por adversa que esta fuera. Pero el tiempo desgasta la más fuerte de las piedras. A día de hoy, cuando una crisis se encadena con la siguiente haciendo difícil discernir entre el fin de una y el inicio de la otra, y cuando para las nuevas generaciones la palabra crisis es el nuevo estándar de normalidad, su innato inconformismo puede haberse transformado en simple resignación. En un sálvese quien pueda.

Hablando con la gente me da la impresión de que la enorme riqueza que Argentina posee se ha convertido en un lastre. Esa riqueza les impediría ahogarse definitivamente, situación que de darse podría empujarles a tomar las riendas, a tratar de buscar una solución definitiva a la situación actual. A una corrupción generalizada. Aunque a estas alturas nadie se encuentra en posición de dar lecciones en lo que a corrupción se refiere.

IMG_20180212_110609.jpg
Cementerio de Recoletas

Algo que me sorprende es que aquí no existe la izquierda ni la derecha, sino un batiburrillo que lo mezcla todo. Todo se difumina y se superpone. Depende de cada momento, del grado con el que la luz le afecte. Una magia capaz de convertir a un neoliberal admirador de Mussolini en el presidente más querido por la gente, quien más ha luchado por ella y más reformas sociales ha llevado a delante.

IMG_20180211_145104.jpg
Librería El Ateneo. Mejor si lo visitas con toda una mañana libre.

La mezcla de mil culturas da origen a un carácter único y multifacético. Basta con pasear por alguno de los barrios de Buenos Aires para ver reflejado lo que digo. Perderse en el conocido barrio de La Boca percibiendo el contraste entre el colorido de su calle más famosa y las sombras asentadas a una manzana de la misma, a una cuadra como aquí dirían. Sombras oscuras entre calles sin dueño. Tenderetes improvisados de árbol en árbol. Montañas de mobiliario abandonado en mitad de la calzada. Gente relajada en las aceras frente a casas ocupadas.

IMG_20180212_160349.jpg
Barrio de La Boca

IMG_20180212_160555.jpgNo es el único lugar con un contraste tan fuerte. No muy lejos de la rica zona de Puerto Madero una autovía elevada se interrumpe de improviso, a medio camino de ninguna parte. Por debajo, un mar de casas de ladrillo visto, parches de cemento y tejados desnudos. La gente se mueve entre montones de arena y ladrillo desperdigados por todas partes, con su propósito perdido hace tiempo.

IMG_20180211_171319.jpg
Paseo fluvial de Puerto Madero

Buenos Aires es eso y todo lo contrario. Es una ciudad a la que todo el tiempo que le dediques se quedará corto. Un lugar a visitar sin prisas o nada de lo que te encuentres existirá en la realidad.

Dicen los argentinos que el origen y tradiciones de un lugar afecta a la forma de hacer pizza. Y que en Buenos Aires, gracias a la herencia italiana se ha alcanzado la perfección. Ni en Italia poseen mejor receta. Mi experiencia me dice que palabras tan polémicas guardan algo de certidumbre. Es aquí en donde por primera vez puedo afirmar haberme enamorado de una pizza. Cenando en “El cuartito” degusto lo que es la mejor pizza que he probado hasta la fecha. Cada bocado se convierte en una explosión de sabores en la que se percibe al mismo tiempo el sabor de cada uno de los ingredientes: tomate, queso, cebolla, olivas… todo natural, fresco y cocinado lenta y con cariño. Servido sobre una esponjosa masa ni muy gorda ni muy fina. Sin duda, el recuerdo de aquel momento se convierte en algo doloroso. Esa añoranza pesa. Sabía que cada mordisco me acercaba sin remedio al momento de la separación. Nunca tener hambre ha sido tan duro como lo es ahora.

IMG_20180210_213018_HHT.jpg
Pizzería el cuartito. Si no eres de los madrugadores es posiuble que te encuentres con una considerable cola de espera

IMG_20180210_212841.jpg

IMG_20180210_205211.jpg
La pizza de la casa. Muy recomendada

En los tres días que pasamos en Buenos Aires visitamos el cementerio de Recoletas. Los barrios de Palermo, Puerto Madero, La Boca y San Telmo. La zona de Tigre. Todo ello junto a Oscar, un guía excepcional al que se hace difícil seguir el ritmo. También conseguimos sacar tiempo para reunirnos y cenar con nuestra familia lejana, una inmejorable forma para conocerlos por fin tras tanto tiempo transcurrido con un océano de por medio. Y aunque fuera solo por una noche debido a las exigencias de mi viaje, pude también visitar a un gran amigo como es Pablo, con el que siempre es un placer tomarse una caña y conversar. Bueno, más que conversar, escucharlo hablar. Ya que aunque haya pasado varios años viviendo en Iruña, por suerte nunca dejará de ser argentino. Pero hasta eso es un placer.

IMG_20180213_162041.jpg
Delta del Tigre

Este ha sido mi último destino junto a la que ha sido durante más de un mes mi compañera de viaje. Espero que haya disfrutado de cada momento que juntos hemos vivido. Que atesore para siempre el recuerdo de los lugares visitados. Sin duda para mí ha sido una grata experiencia que me alegro de haber llevado a cabo. Ahora te toca seguir por tu cuenta. Espero que en adelante no te lo pienses dos veces antes de cruzar el umbral de la puerta de casa en busca de nuevas aventuras. Y que trates de disfrutar de cada momento.

Un fuerte abrazo y hasta pronto!

 

4 comentarios en “Buenos Aires

  1. Habla Moncho de orgullo y creo que éste se haya muy repartido. Madre e hijo. Ambos han visto enriquecidos y estrechados sus lazos más íntimos.A partir de ahora los momentos compartidos formarán parte de su experiencia vital y cada cual aplicará en su vida diaria las enseñanzas de este viaje.Para eso sirven las vivencias, para aplicarlas. Si no solo son imágenes.
    Tus consejos para el futuro, muy acertados. Las personas de cierta edad ya no hablamos de aventuras. Mas bien de momentos e ilusiones compartidas , que no es poco.
    Nos enriqueces con tu trabajo. Eskerrik asko. Ondo pasa.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s