Montevideo

Tras visitar Cabo Polonio seguimos avanzando en dirección este. Continuamos por la costa hasta llegar a Punta del Diablo. No queda lejana la frontera con Brasil, pero no pretendemos seguir más allá una vez llegados a este punto. Nuestra siguiente y última parada antes de abandonar Uruguay será Montevideo.

IMG_20180113_144644.jpg
Punta del diablo

Punta del diablo guarda cierta semejanza con La Pedrera. Sus alojamientos están repletos de turistas, en su mayoría jóvenes como yo, incluso más de ser posible. Parecen venir a pasarlo bien de noche y a descansar en la playa de día. Me comentaba no hace mucho un uruguayo que solía veranear en Punta del diablo. Por última vez hará unos veinte años. Por aquel entonces los pescadores arrastraban las barcas y las colocaban de tal forma que demarcaran los límites de un improvisado campo de futbol. Y allí pasaban las tardes, playa arriba y playa abajo, con nada mejor que hacer que correr tras un balón. Hoy en día, ese mismo lugar llamado playa de los pescadores está atestado de gente tomando el sol. Y a su alrededor un mercado artesanal repleto de curiosos. Junto a ese mercado, mucha gente que dispone sus manualidades sobre telas negras y parece vivir de lo que saca con la venta de sus creaciones.

IMG_20180113_185914.jpg
Playa de los pescadores a primera hora
IMG_20180113_181930.jpg
Playa de los pescadores antes de la hora punta. La gente suele acercarse a la playa bien entrada la tarde

Punta del diablo no sería mal lugar para pasar unos días de relax en alguna de sus playas. Pero la mayor parte del tiempo que nos queda antes de regresar a Argentina hemos decidido reservarlo para visitar la capital.

IMG_20180113_184340.jpg

IMG_20180113_183050.jpg
Especie de faro-escultura en Punta del diablo

Al llegar a Montevideo una borrasca nos da la bienvenida. De esas que hacen difícil no mojarse. El lado positivo es que mi nuevo y lustroso impermeable funciona. El lado negativo, que poco podemos hacer salvo esperar a que amaine.

IMG_20180116_105722.jpg
Restaurante Pacharán, restaurante de comida vasca que al parecer tiene bastante nombre en Montevideo. Cosa que no podemos confirmar.
IMG_20180122_122932.jpg
Escultura en el museo Taranco

Por suerte al día siguiente lo hace. El cielo amanece parcialmente despejado y según el día avanza la temperatura aumenta. Nos unimos a un free tour de tres horas a lo largo de la ciudad antigua de esos que te dejan buenas sensaciones. De esos que hacen la visita amena e interesante y complementan los datos históricos con la justa proporción de humor precocinado. Estas fueron unas cuantas cosas que aprendimos:

  1. El nombre oficial de lo que conocemos por Uruguay es la República Oriental del Uruguay. La causa es su situación geográfica, al estar situado al este del río uruguay.
  2. El nombre de la capital, en su opinión, viene de la nomenclatura que usaron los españoles para nombrar los montes que se iban encontrando: Monte-VI-De-Este-Oeste. Digo su opinión porque parece que existen varias explicaciones pseudo-oficiales.
  3. El viento al que ya estamos acostumbrados no parece algo nuevo. Como se puede comprobar en este vídeo, en el que se aprecia como se han llegado a poner cuerdas en plaza independencia para poder cruzar sus calles.
  4. En Suramérica, los uruguayos han sido en muchas ocasiones pioneros a la hora de aprobar medidas como el voto de la mujer, la abolición de la esclavitud, el derecho al aborto, la ley del matrimonio igualitario, etc. Algunas medidas que hoy en día siguen levantando polémica y es que, el uruguayo, es persona involucrada y con ganas de discutir. Para muestra un botón: los duelos, método que durante años ha sido empleado para solventar disputas, estuvieron vigentes hasta 1954.
  5. Si en Uruguay algo fuera sagrado, serían las vacas y el futbol, en ese orden.
  6. Para luchar contra el contrabando de marihuana su uso se ha normalizado. El consumo y venta controlada (siempre que seas uruguayo) de la marihuana es legal. Todo uruguayo tiene derecho a 6 plantas para su autoconsumo o a comprar un máximo de cuarenta gramos al mes en alguno de los establecimientos habilitados para ello. Pero no las dos cosas. Aunque claro, para algo están las normas.
  7. A los uruguayos a veces se les llama charruás. Algo que a algunos les saca los colores. Los charruás fueron unas tribus nativas de Uruguay con las que no sabían cómo lidiar. Cuando comenzaron a molestar más de la cuenta, con la excusa de hacer reparto de tierras las reunieron en un gran festín. En medio de la cena dieron orden al ejército de matarlos a todos, acabando así con el problema de raíz.
  8. Algo que todo el mundo debería probar en Uruguay es la Grappamiel (mezcla de grappa y de miel, tan peligrosa como fácil de beber), el chivito (hamburguesa de entrecot de ternera que, sinceramente, está cojonuda) y el vino de uva tannat. Y de postre, los alfajores.
IMG_20180122_122807.jpg
El delicioso chivito que degustamos. Increíblemente bueno.
IMG_20180122_122848.jpg
Alfajor. Bastante más empalagoso de lo que pueda parecer

Nuestra visita a Uruguay ha sido fugaz pero interesante. Hemos aprendido que el uruguayo medio se despierta abrazado a un termo y con el porongo del mate en la mano (es realmente raro cruzarte con un uruguayo que no vaya con un termo en el brazo), con dos sillas de playa esperándole junto a la puerta de casa para irse a cualquier lugar tranquilo, sea la playa, el monte o cualquier pedazo de tierra con algo de hierba, como una mediana, a disfrutar tranquilamente de la bebida nacional mientras el sol que refleja su bandera desciende hacia el horizonte.

IMG_20180115_184056.jpg
Paseo marítimo de Montevideo
IMG_20180122_123054.jpg
Colonia desde el ferry, a nuestra salida de la terminal

Y ahora, Argentina.

4 comentarios en “Montevideo

  1. Aupa Julen! Sartu naiz gaur blogean ta ikusi dut ondo hasi duzuela bidaia, leku oso interesgarriak ikusten. Pozten naiz, asko disfrutatu!!

    Ze pinta ona chivito horrek….

    Me gusta

  2. Ya sabemos de dónde saca George R.R Martín sus ideas de acabar de manera salvaje con enemigos,aprendiendo de los españoles en Sudamérica😉.ese punto 7 es brutal,no lo sabía.
    Y tráete una botella de grappamiel!

    Me gusta

  3. Sobre esta frase “…en su mayoría jóvenes como yo, incluso más de ser posible. ” no diré nada. Muy interesante las lecciones aprendidas en el free tour!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s