El placer de comer

Provenimos de una cultura que le otorga gran importancia a la gastronomía y por ello una de las cosas que más he disfrutado en mi visita a Japón ha sido la comida. Voy a intentar haceros un resumen de mis experiencias con el arte de comer en Japón, algo tan diferente a lo que acostumbramos como el resto de cosas que nos maravillan de este país. Yo considero que ya amaba la comida japonesa antes de llegar así que lo tenían fácil para encandilarme. Pero nada tiene que ver lo que conocía con lo que conocí. Sería como comparar el vino de botella con el de tetra brik. No solo es deliciosa, de un sabor increíble y presente en infinidad de texturas, sino que han encontrado mil y una formas de sorprender.

Uno de los mejores platos de ramen que probé
Uno de los mejores platos de ramen que probé

Comienzo hablando de mi plato favorito, que no solo es mi preferido sino que además se encuentra a años luz del resto de competidores: el ramen. Se trata de la versión japonesa de la sopa de fideos chinos y lejos de querer pasar por experto en la materia, basándome únicamente en mi experiencia tengo que decir que han conseguido mejorar el plato hasta superar al maestro. Mi padre me enseñó a disfrutar de la sopa y los japoneses me han enseñado a soñarla. Por definición no es más que una sopa de fideos, pero con la variedad de tipos de fideos que existen y la gran diversidad de acompañamientos que te puedes encontrar dentro de un bol de ramen, no es nada fácil pensar en ello como en un simple plato de sopa. ¡Podrías toparte hasta con un cacho de edificio! Digo esto último no por haber rebasado finalmente los límites de la cordura, sino porque durante mi estancia supe que uno de los coagulantes utilizados para hacer tofu es el sulfato de calcio, comúnmente conocido como yeso. El tofu es otra de las cosas que tenéis que probar. Es probable que no se parezca a nada que hayáis comido anteriormente. El día que estando en Shanghái me comí un trozo de tarta de queso hecha con tofu y limón se abrieron las puertas de mi cielo particular. Cuando llegué al último pedazo de aquella delicia algo murió dentro de mí.

Delicioso sushi
Delicioso sushi

Retomando el hilo anterior, se que por mucho tiempo que me pase contando a los vientos las maravillas del ramen, el sushi no dejará de ser el primer plato que le venga a la gente a la cabeza al hablar de Japón. Todo el mundo lo conoce sin necesidad de haberlo probado. Siempre lo he mirado con recelo ya que no soy amigo del pescado crudo. Hasta mi llegada a Japón, solo había conseguido disfrutar del sushi cuando el trozo de pescado es tan ínfimo que sería más fácil encontrar la aguja en el pajar. Pero degustarlo en su lugar de origen es otro cantar. La primera vez que ves ese pedazo de pescado, tan grande que no deja ver la bola de arroz que queda por debajo, te acojonas. Por eso ese mismo primer bocado de sushi es el que más disfrutas, cuando su increíble sabor te inunda la boca. No se trata de simple pescado crudo. Impregnados en esa pieza quedan años y años de tradición. En general el buen sushi es caro. Y si tienes mala suerte, puedes comprobar que a veces hasta el sushi malo lo es. Como en todo lugar, para conocer un sitio que te ofrezca un sushi delicioso a un precio asequible hay que conocer. Pero sin lugar a dudas probar un plato estando allí es una obligación, porque será muy difícil encontrar algo similar en cualquier otro lugar del mundo.

Restaurante en el que solo sirven sushi. Utilizan un muy curioso sistema gracias al cual a los clientes la comida les llega en unas pequeñas bandejas que van sobre raíles.
Restaurante en el que solo sirven sushi. Utilizan un muy curioso sistema gracias al cual a los clientes la comida les llega en unas pequeñas bandejas que van sobre raíles.

Ordenador para hacer tu pedido de comida
Ordenador para hacer tu pedido de comida

Un plato tradicional desconocido de puertas hacia fuera es el Otonomiyaki. Varía mucho en función de la zona de Japón en la que lo degustes, siendo el factor común que se cocina sobre una plancha y que con suerte lo harán justo delante de tus narices, haciendo alarde de agilidad con las espátulas bajo una lluvia incesante de ingredientes. En general consiste en una especie de tortilla a base de huevo o harina que se usa a modo de wrap y se rellena con ingredientes de todo tipo. La primera vez que lo degusté estando cerca de Osaka me lo dieron relleno de una mezcla de vegetales, gambas y carne, mientras que estando en la zona de Hiroshima me lo prepararon relleno de fideos. Hay que tener cuidado ya que suelen añadir kétchup y mayonesa, cosa que a mí me acaba empalagando mucho.

Cambiando de tercio os hablaré de los mochis. Por tratarse de un postre y por ser a la vez raro de narices. Es un pequeño pastel relleno de alubia dulce y hecho a base de harina de arroz dulce. Delicioso, pero intentar no comer demasiados de estos pasteles seguidos. Acaban empalagando mucho. Están presente en todos los sabores habidos y por haber. Inclusive, como no, sabor té verde. No es nada raro ya que todo en Japón tiene su versión en té verde. Tienes helados de té verde, galletas de té verde, Kit-Kat de té verde, etc. Yo soy un animal de gustos raros; la primera vez que probé un té verde me supo a sopa de pescado. Pero allí el té verde es una religión. Todo el mundo lo toma y lo ama.

Estranbótico menú
Estranbótico menú

Los japoneses saben que de hacerse algo se debe hacer bien y se aplican el cuento al máximo. Si en un restaurante coges un menú y no sufres ningún tipo de trastorno mental espontáneo provocado por todo ese enorme torrente de información a modo de símbolos y colores chillones, acabarás viendo como el plato que te sacarán será exactamente igual a la foto que aparecía en el menú. Y no exagero. Si os digo que es igual quiero decir que perfectamente podría tratarse, a modo de truco de magia en el que te leen la mente, de una foto sacada previamente al plato que sabían ibas a degustar. La primera vez que lo experimentas no puedes sino quedarte embobado, paseando la mirada del plato al menú y viceversa, hasta que consigues recordar el motivo que te ha llevado hasta ese lugar. Eso que aquí parecería imposible o un simple capricho innecesario, allí es una realidad.

Aunque en el viaje me deshice de la idea preconcebida de que Japón es excesivamente caro, con tal de ahorrar algo de dinero no siempre comíamos o desayunábamos en restaurantes. Esta fue la razón que me empujó al mundo de los Seven-Eleven y sus bolas de arroz. Bolas de diferentes sabores que por menos de un euro alimentan de lo lindo. Y cuando te aburres de ellas, cosa que no tarda en suceder, siempre puedes pasarte a las bandejas de comida precocinada. Ya quisieran bastantes restaurantes que su comida tuviese la pinta que tienen estas bandejas. No solo son deliciosos, sino que te parecerá inexplicable encontrártelos dentro de un supermercado y no en el restaurante de la esquina.

Por lo tanto, si alguna vez vais a Japón, mi consejo es que comáis, comáis mucho y comáis bien. Os dará la energía que necesitáis para llevar a cabo la dura tarea del turista, y disfrutareis de cada uno de los bocados.

4 comentarios en “El placer de comer

  1. Tofu?joder jul,entre que has vuelto con el punto zen equilibrado y la gozas comiendo tofu,estoy que no te reconozco.
    Pero me lo apuntó,la comida es la comida…
    P.D:otonomiyaki no lo conocías?si hombre,no habremos comido ni veces en la peña!:p

    Me gusta

    1. Entonces la próxima vez que cocinéis otonomiyaki avisa, ya me pasaré yo a darle el visto bueno!
      Algún día tendríamos que jugárnosla a cocinar sushi. Se que la cocina no tiene ningún misterio para nosotros, pero podría ser un reto interesante.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s