Fauna salvaje

Comenzamos nuestro viaje por Nueva Zelanda en Christchurch. La idea es visitar primero la isla sur ya que “the winter is coming”, y según bajan las temperaturas, pasar las frías noches encerrado en una furgoneta es algo que te deja de apetecer enseguida. Nos movemos hacia el sur por la costa este. Al pasar por Dunedin no desaprovechamos la oportunidad que nos ofrece la península de Otago para disfrutar de la fauna nuevozelandesa. Una península cuyas playas parecen estar repletas de pingüinos y leones marinos.

Amanecemos pronto. Llevamos tiempo intentando presenciar un amanecer, pero hasta el momento siempre nos ha pillado dormidos. Y aunque esta vez nos desperezamos a tiempo, el sol se despierta tímido y se oculta tras unas cuantas nubes. Fracaso absoluto.

No todo son malas noticias. A quien madruga dios le ayuda. Gracias a eso, somos los primeros en llegar a la península. Las playas están todavía desiertas. Nos dirigimos hacia la primera de las que tenemos planeado visitar recorriendo un sendero que nos lleva directos a la misma, mientras hablamos sobre si tendremos la suerte de poder ver algún animal. Estamos tan inmersos en nuestra conversación que no nos fijamos en el león marino que bloquea el paso, hasta que lanzando un gruñido carga contra nosotros. Del susto, el bote que pegamos es de medalla olímpica.

Un león apostado en el camino
Un león apostado en el camino

Ander y su palo protector
Ander y su palo protector

Tras la carga, el león marino se detiene en seco, se tumba de espaldas al suelo y comienza a lanzar arena al aire con las aletas mientras nos mira con ojos de gatico. En contra de la primera impresión que nos hemos llevado al verle los colmillos, ahora parece querer juguetear con nosotros. Al acercarnos un metro para sacarle una foto, de nuevo gruñe y se lanza a la carga. Así nos pasamos un rato, en nuestro toma y daca particular con el león. Estaba claro, tenía que tratarse de un espécimen con tendencias bipolares, el cual no podía decidirse entre estar cabreado o juguetón. Más tarde, al leer el cartel informativo a la entrada de la playa, nos quedó claro que nos habíamos acercado demasiado. Si un león marino carga, no es buena señal.

Jugando con la arena
Jugando con la arena

León a la carga
León a la carga

Contra todo pronóstico, ese no fue nuestro único encontronazo con la naturaleza. Puede que debido a la falta de horas de sueño, ese día nos pillaran con la guardia baja con demasiada facilidad. Paseando por la playa, según nos acercábamos a unos riscos situados al pie de un acantilado, esta vez tampoco vimos al león marino que de manera apacible tomaba el sol tumbado sobre una piedra. Quedaba a la altura de nuestras cabezas, por lo que al levantarse a increparnos, vimos por el rabillo del ojo como una bestia negra de afilada dentadura parecía lanzársenos encima. Media hora después Ander y yo todavía corríamos en dirección contraria.

Mirando los riscos de forma más detenida, nos dimos cuenta de que no era solo uno, sino que unas treinta o cuarenta de estas increíbles criaturas estaban desperdigadas por entre las rocas. Toda una maravillosa sorpresa. Nos pasamos un buen rato allí parados, mirándolos sin movernos y sin querer hacerlo. Pudimos ver incluso cachorros de león marino, que con mucha gracia se desplazaban de piedra en piedra.

A no ser que tropieces y caigas directamente sobre uno de ellos, es difícil que te vayan a alcanzar a la carrera. Poco aparte de un par de sustos te podrás llevar, tal y como nos pasó a nosotros. Dentro del agua en cambio, ya es otro cantar. Vimos un par de leones pescando cerca de la orilla, nadando entre crestas de olas. A la velocidad que se desplazan no es difícil perderlos de vista. Un auténtico derroche de agilidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s