Oslob

Tenía la impresión de que tras pasarnos todo el día anterior del catamarán al agua y del agua al catamarán ya nos habríamos bañado lo suficiente como para no tener que volvernos a mojar en un mes. Lo último que me esperaba era estar a la mañana siguiente nadando entre tiburones de 12 metros.

IMG_20150221_183406[Foto 1: Costa inundada de “bancas”] Madrugamos para dirigirnos a la isla de Cebu, donde al día siguiente cogeríamos un avión a Boracay. Embarcamos en un ferry de esos que parecen estar diseñados para hundirse y no reflotar, como un submarino de piedra. De por sí los barcos filipinos dan poca seguridad. Embarcaciones de poco calado con plataformas de bambú a los lados para mantener la estabilidad. Cuando ves el mar repleto de estas embarcaciones es como observar un charco lleno de zapateros. Son idóneos para estos mares en los que con la baja mar puedes ver como la orilla retrocede decenas de metros. Llegamos a la isla sin percances y nada más pisar tierra nos subimos a un autobús frigorífico. Aquí les encanta poner el aire acondicionado a su máximo potencial. Yo me pasaría los dos siguientes días con unos 38 grados de fiebre gracias a esta encantadora costumbre filipina. Por suerte siempre he sido una persona de temperaturas calientes y no lo noté demasiado. Teníamos planeado abandonar el autobús a mitad de camino para hacer una parada en Oslob y vivir una nueva experiencia marina: nadar entre tiburones ballena.

IMG_20150213_124207[Foto 2: Esperando al bus frigorífico] En Oslob hay una especie de reserva marina donde por las mañanas alimentan a estos gigantes acuáticos mientras los utilizan como reclamo turístico. Hay que llegar antes de las 12am para poder verlos, ya que a esta hora cierran el acceso: no es plan de tenerlos cebados todo el día. Parece ser que biólogos de todo el mundo se acercan por allí. Te obligan a ducharte para no entrar al agua con crema solar, a riesgo de sanción o incluso cárcel, de manera que el entorno no se vea afectado. Aunque mi primera impresión fue de que allí intentan tratarlos bien, usarlos como atracción turística no deja de ser un problema. Llegas al lugar y ves decenas de embarcaciones infestadas de turistas como tú, mientras los barcos que las alimentan las atraen de embarcación en embarcación. Demasiada gente para mi gusto. Cada vez se me hace más difícil asistir a atracciones tan masificadas.

1 - Fiera y pecesPS[Foto3: Tiburón ballena seguido por decenas de pececillos que se alimentan de sus sobras] El animal en sí es magnífico. Pueden alcanzar los 32 metros aunque los que vimos no llegaban a la mitad. Te dan un equipo de snorkel para que puedas nadar junto a ellos, advirtiéndote de no acercarte a menos de cuatro metros. Algo que no siempre resulta fácil ya que aún habiendo una inmensa diferencia en tamaño, nuestra agilidad en el agua no es comparable a la de ellos. Hubo un momento en el que me encontraba agarrado a mi embarcación descansando mientras observaba detenidamente a uno de estos animales. 1 - Cara a CaraPS[Foto 4: Cara a cara] De improviso el tiburón cambió de dirección dirigiéndose directamente hacia mí. Me pasó por debajo, sin apenas darme tiempo a reaccionar, tan cerca que tuve que recoger las piernas para no ser arrollado. Su cola acabó pasando a un centímetro de mis posaderas. Fue increíble mirar hacia abajo durante unos segundos que se hicieron interminables para ver como esa mole marina pasaba de largo, sin siquiera haberse percatado de mi existencia.

1 - Nadando alrededor de la fieraPS[Foto 5: Canoa alimentando al tiburón ballena] 1 - Ander selfiePS[Foto 6: Ander el yonuncamesacoselfies sacándole una foto al tiburón pero sin mirar]

Ese día también nos timaron, por primera vez quiero creer. Apareció un hombrecillo vendiendo miel que llevaba en un cubo repleto con paneles y abejas muertas. Nos dio a probar y nos gustó por lo que acabamos comprándole 2 botellas. Días después me hicieron sacar la botella en la aduana de un aeropuerto y me interrogaron sobre ella: donde la adquirí, cuanto me costó, etc. Acabaron diciéndome que no era casera, sino que solían rellenar el cubo con miel de supermercado. En ese momento entendí la obcecación del hombrecillo en tratar de meter a cada botella un par de abejas muertas. Cuatro euros que nos timó. Tras otras tres horas en el autobús infernal que me acabaría matando llegamos a Cebu. Lo malo, el olor a muerte pútrida de los ríos y la contaminación del tráfico que se te mete hasta los más profundo. Lo bueno, la atención de la gente del hostel que incluso nos llamaron a las cinco de la mañana por teléfono para que no perdiésemos nuestro avión, tras habernos preparado un frugal desayuno. Aquí unos te roban el dinero y otros el corazón. Todos se llevan algo.

So far everything is going better than expected. This country is amazing. Not just because the views or the nature, but because the people. They’re an amazing beings: ready to help and always happy. Every year the tourist amount goes up, that’s why anybody planning to travel to the Philippines should come as soon as possible. I thought that after leaving the gym the amount of rice on my diet would decrease drastically. Until I arrived here. Again I’m having rice for breakfast, for lunch, for dinner, etc. Thanks God I still love eating rice. The Philippino food is not too bad. Mostly rice, fish and pork. Although sometimes it can be too sweet, that’s true. Halo halo, for example, is a famous Philippino dessert that is 85% sugar and 15% things that I never could have expected to find into a dessert. And what to say about the Balut, a developing duck embryo that is boiled and eaten in the shell. Delicious.

Nola ez, neure euskera maitean baita ere idatzi beharko. Gogorregiak izan ez zaitezte arren, tamalez ez bait dut gogoratzen noiz idatzi nun azkeneko aldiz hizkuntz honetan. Hiru hizkuntz ezberdin erabiltzen jarraitzekotan post bakoitzean, bidai amaiera ailegatzen denerako bakarrik 5 post gehio idazteko denbora izango dut soilik. Dirudienez etxetik guztia ondo dabil, beti bezela. Hemendik dena modu ezinhobean doa. Harrigarria da ze lasaitasuna ematen duen biharko egunean ezertarako presarik ez dagoela jakiteak. Itsasoa zeharkatzen, belarrietan txaluparen aurkako olatuen talken soinua, begirada itsaso amaieran galduta, pentsamenduak guztiz isilduta. Lasaitasun utsa.

3 comentarios en “Oslob

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s