Siquijor de noche

Cuando las sombras de Siquijor se difuminan, nueva vida emerge. Con la marea baja el agua retrocede decenas de metros dejando al descubierto bajo la luz de la luna parte de la vida submarina. Vida en gran parte desconocida para mi: pequeños cangrejos canica que bajo amenaza comienzan un baile frenético girando sobre sí hasta quedar ocultos bajo tierra. Gambas ciempiés que parecen moverse aleatoriamente, como mediante saltos temporales, de forma que se hace difícil no perderlas de vista. Caracoles marinos. Cangrejos okupa. Y sobre todo, cientos de estrellas de mar.
No se nos ocurrió explorar hasta que unas extrañas luces donde antes solo había agua captaron nuestra atención. Una decena de pescadores linterna en mano se afanaban en la búsqueda de pececillos, dando lugar a una estampa curiosa.

Como anteriormente he comentado, las ciudades filipinas son generalmente oscuras. Raramente te encuentras farolas en las calles. Gracias a esto, al observar el cielo te llevas una grata sorpresa. Cientos de estrellas sobre un negro telón. Incluso, con la ayuda del conocimiento de Mon, llegamos a encontrar escondida entre todas aquellas estrellas a una gigante roja: betelgeuse. Esa noche fue posible ver su tonalidad rojiza a simple vista. Imposible no mirar al cielo y perder la noción del tiempo.

Un comentario en “Siquijor de noche

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s